Cuando comer no es salud

Hace algo asi como un més leí una preocupante noticia, según la Cadena Ser en su página web :

En los últimos 40 años, se ha multiplicado por cuatro el número de personas obesas en todo el mundo pasando de 105 millones en 1975 a 641 millones en 2014. Resultado: por primera vez, hay más personas gordas que con bajo paso en nuestro planeta.

Esta es la dura advertencia del mayor estudio que se ha realizado hasta ahora sobre el índice de masa corporal (IMC) en 186 países y que ha sido publicado en la prestigiosa revista científica “The Lancet”.

En concreto, el número de hombres obesos se ha triplicado, mientras que la proporción de mujeres con sobrepeso se ha duplicado desde el año 1975. Y lo más preocupante de todo: si la tasa de obesidad continúa a este ritmo, para el año 2025, una quinta parte de los adultos en todo el mundo tendrá un exceso de peso peligroso para su salud.

“Durante los últimos 40 años, hemos pasado de un mundo en el que la prevalencia del bajo peso fue más del doble que el de la obesidad, a aquella en la que hay más gente obesa “, explica en “The Lancet” el responsable principal de este estudio, el profesor Majid Ezzati, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, en el Reino Unido.

Sin embargo, los autores de esta macroinvestigación también destacan que el bajo peso corporal sigue siendo un problema grave en las regiones más pobres del planeta. Por ejemplo, en el sur de Asia, casi una cuarta parte de la población todavía no come lo suficiente para tener un peso adecuado, y en África los índices de desnutrición siguen siendo superiores al 12% en mujeres y al 15% en los hombres.Atlas de la obesidad

Por países, las naciones de las islas de la Polinesia y Micronesia tienen el promedio más alto de índice de masa corporal en el mundo. En cambio, más de una quinta parte de los hombres en la India, Bangladesh, Timor Oriental, Afganistán, Eritrea y Etiopía, y una cuarta parte de las mujeres están todavía bajos de peso.

Mientras tanto, casi una quinta parte de los adultos obesos del mundo (118 millones) vive en tan sólo seis países: Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y EE.UU. En 2025, alrededor de una quinta parte de los adultos serán obesos en todo el mundo y en España será la tercera parte de la población.

La verdad es que nuestro entorno no ayuda y debemos tener una enorme fuerza de voluntad para no caer en las redes de la comida basura de y de las porciones gigantes …. vas a comer a un restaurante de comida rápida y solo te meten los los ojos las raciones XXL … Da igual lo que pidas… pizzas, hamburguesas, perritos calientes, pollo frito vete tu a saber con qué… papas fritas…. ¿Es que la gente no se da cuenta de que las porciones XXL solo conducen a llevar ropa XXL?…..

Vas al cine y ya no te sirve un vaso de refresco o una bolsa de palomitas….. te ofrecen barreños, directamente…. y si quieres la mínima ración lo más pequeño que encuentras es una especie de maceta que te llenan de la porqueria que hayas pedido…. si porqueria , porque no dejan de ser calorias vacias , llena de grasa que por supuesto no vas a quemar porque tienes el culo pegado al asiento…

Vas al super y por todos lados ves la palabra “mega”… megabolsa, megaporción, megalote … y si encima tienes combinados, es lo mas. La sección de comida preparada del super esta llena de comida, de todas clases, Creo que es la sección más completa y variada de todo el super. Esan comida un dia para un apuro no esta mal, pero comerlo de forma sistematíca nos puede traer problemas de salud

Parece que si no vas a una reunión familiar o una cena con amigos y no te atiborras , no has ido…. Si no comes todo lo que hay no te diviertes.

Hace años es verdad que cai en las redes de la comida rápida,  yo creo que era porque empezaba la moda y se solia salir exclusamente a pasear y despues comer o merendar es uno de esos restaurantes, estoy hablando de cuando era una cría, con suerte con los años me di cuenta de ello y ya no recuerdo cuando fue la ultima vez que comí un perrito caliente o una hamburguesa o incluso una porción de pizza. Hace años que tomé partido por la verdura y la fruta… mejor asi. No es que me haya vuelto vegetariana ni mucho menos vegana, aunque respeto ambas opciones, pero evito comer todo aquello que pueda aportarme más calorias de las necesarias.

A lo que iba. Hace años que la Organización Mundial de la Salud intenta convencernos de que esa comida no es tan sana como creemos pero la mayoria parece que no le presta atención.

Lo importante es saber comer y comerlo bien.

Según la web de El Mundo:

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) destaca la importancia de consumir ciertos alimentos en nuestra dieta, a partir de la valoración de las Guías Alimentarias 2015-2020 de EEUU. Entre sus recomendaciones están: verduras, frutas, cereales integrales, lácteos, alimentos ricos en proteínas y aceites, consumidos dentro de un nivel de calorías adecuado y formulados con cantidades limitadas de grasas saturadas, azúcares añadidos, y sodio. Por otro lado, y según estas Guías, se recomienda consumir menos de un 10% de calorías procedentes de azúcares añadidos y también un máximo de un 10% procedente de las grasas saturadas. Del mismo modo, establecen que las dietas con menos carne se asocian con menor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Y ahora,¿ qué vas a comer?

https://www.facebook.com/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel-298212513538099/

 

Porciones de los alimentos

El verano está ahi mismo, llamando a la puerta y ahora mismo entrará y nosotros queremos estar como siempre guapos y tiposos porque mira que nos has costado quitarnos de encima los excesos navideños y de Semana Santa….. ufff horror!!! eso entra ahi y no sale….

Siempre nos hablan de las porciones pero¿ como saber si lo que nos estamos comiendo es la porción adecuada…? Pues es mas facil de lo que parece y si nos aplicamos los consejos, seguro que todo será muy sencillo

Las porciones adecuadas para cada alimento se encuentra en nuestras manos, segun un articulo que encontré en directoalpadadar.com

porciones

 

En la pirámide alimenticia se indican las porciones que deberíamos consumir a diario de cada grupo de alimentos, pero no se indica a qué equivale una porción, por ello, a continuación te contamos qué representa una porción de cada grupo alimenticio:

  • Frutas: 1 unidad mediana de manzana, naranja, pera, durazno, mandarina; 1/2 taza de uvas; 1/2 banana grande o 1 banana chica; 1 tajada de sandía o melón de 2 cm de espesor; 1 taza de fresas, grosellas, moras, frambuesas; 2 higos; 1 taza de macedonia de frutas; 2 mitades de frutas en almíbar.
  • Cereales y legumbres: 1 taza tipo té de arroz ya cocido; 1/2 taza de legumbres secas en crudo; 1/2 plato de pastas ya cocidas; 1 canelón o crepe; 1/2 taza de harinas; 1 taza de copos de maíz, avena u otro cereal integral; 1/8 de pizza.
  • Carnes: 1/2 pechuga de pollo; 1 bife mediano de 100-120 gramos de carne de ternera, cerdo u otra; 1 presa de pollo sin piel; 1 filete de pescado mediano; 1 albóndigas; 1 hamburguesa de tamaño comercial; 2 salchichas; 2 lonchas finas de jamón serrano o cocido con poca grasa; 1 rebanada de 2 centímetros de espesor de cualquier carne semigrasa o magra.
  • Pan y galletas: 3 galletas con 10% de tenor graso; 5 galletas con 5% tenor graso;  1 bollo chico de pan; 1 rebanada de pan lactal; 2 galletas de arroz; 1 barra de cereal o granola; 2 galletas dulces sin relleno; 1/2 taza de copos de maíz sin azúcar.
  • Verduras: 1 plata pequeña de lechugas; 1/2 plato de brócoli o coliflor; 1/2 atado de acelgas o espinacas; 3/4 taza de granos de maíz; 1 patata o boniato; 1 taza de apio, rábanos, pimiento, cebolla, puerro; repollo; 1 unidad de tomate, calabacín, berenjena, zanahoria; 1 rebanada de 3 cm de espesor de zapallo o calabaza: 3 cucharadas grandes de pué.
  • Grasas: 1 cucharada sopera de aceite o aderezos; 1/2 cucharada de nata líquida; 4 nueces; 6 almendras; 7 aceitunas; 1/4 aguacate, 1/2 cucharada de manteca.
  • Lácteos: 1 tajada pequeña de queso semicurado; 5 cucharadas de queso de crema bajo en grasas; 3 cucharadas de queso de crema; 1 taza de leche; 1 pote grande de yogur (200gramos); 2 lonchas de queso; 1 cuharada de queso rallado.

porciones2Estas son el tamaño de las porciones de cada grupo de alimentos, recordemos que del grupo de cereales junto al grupo de pan o galletas deben consumirse entre 6 y 11 porciones por día, del grupo de las carnes y huevos en promedio 2 porciones diarias, mientras que del grupo de los lácteos deben consumirse entre 2 y 3 porciones por día.

Del grupo de las grasas sólo son necesarias 2 a 3 porciones por día y entre frutas y verduras deben sumar 5 raciones por día. Como se puede observar, del grupo de los azúcares no se indican porciones, pues no son necesarios a diario, por lo tanto, cuando se ingieren, lo mejor es consumir una pequeña cantidad para calmar nuestro apetito por lo dulce únicamente, ya que no poseen nutrientes indispensables como el resto de los grupos de alimentos.

 

 

Parece facil no?

Alimentos por las defensas

Tener las defensas altas y el sistema inmunológico fortalecido nos ayuda a no pasar por procesos gripales o congestivos, o al menos a reducir sus síntomas. Aquí la alimentación tiene un papel fundamental para evitar que los cambios de temperatura nos cueste un resfriado.

Verduras, frutas y pescados nos ayudan a prevenir los catarros, mientras que la miel, la cebolla o el ajo son grandes aliados para combatirlos, según destaca la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) que da una serie de recomendaciones basadas en la ingesta de alimentos saludables.

“Unos hábitos de vida saludables pueden determinar el estado de nuestras defensas. Así, una alimentación equilibrada acompañada de unos correctos niveles de hidratación y ejercicio, pueden reforzar nuestro sistema inmunitario de manera natural”, advierte la doctora Ascensión Marcos, presidenta de la FESNAD y profesora de investigación del CSIC.

1. Consumir alimentos ricos en zinc, hierro y vitaminas C y D

Desde FESNAD recuerdan que contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmunitario. Los alimentos ricos en hierro son el salmón, el atún, las legumbres secas o el hígado. Mientras que los alimentos ricos en zinc son las legumbres, el pescado, la yema de huevo, los cereales integrales, la soja, la levadura de cerveza, las sardinas o los mariscos.

Fuentes alimentarias de vitamina C son algunas hortalizas como el tomate, los pimientos rojos y verdes, frutas como las naranjas, las mandarinas, los kiwis, el melón o las fresas y algunas verduras, entre las que se encuentran las espinacas, las coles de Bruselas. La vitamina D se encuentra principalmente en pescados como el bacalao, el rodaballo o las sardinas, así como en la leche o los huevos.

2. Añade más vitamina B en tu dieta

Refuerza el sistema inmunológico y cuida la salud del corazón y las arterias. Esta vitamina se encuentra en cereales integrales, frutos secos, verduras, frutas y legumbres.

3. Un yogur al día

El yogur ayuda a aumentar tus defensas naturales y, además, son muy beneficiosos en caso de haber caído ya y estar tomando antibióticos. Muchos medicamentos destruyen las bacterias del intestino que componen nuestra microbiota, que se regenera ingiriendo un yogur al día.

4. Cambia el azúcar por miel

La miel tiene propiedades antioxidantes y antibacterianas y ayuda a combatir los virus y las bacterias. La leche caliente con miel es el remedio por excelencia para los resfriados, y es que está probado que la miel es incluso mejor que los jarabes antitusivos, además de ser natural. Asimismo, la miel no solo ayuda a calmar los síntomas, sino que previene los resfriados al incrementar nuestras defensas.

5. Cebolla y ajo en las comidas

La cebolla fortalece el sistema inmunitario y alivia la inflamación de garganta. Además, a diferencia del ajo, no pierde sus propiedades al cocinarse. Por su parte, el ajo ayuda a combatir los virus y bacterias, actúa como antibiótico natural y ayuda a vencer infecciones respiratorias y a calmar la tos. Además, sus propiedades mucolíticas ayudan a expulsar los mocos en procesos gripales y catarrales.

6. Hidrátate

Una ingesta de líquidos adecuada es fundamental para mantener una buena hidratación en caso de resfriado. De esta forma se evita que las mucosas se sequen y se favorece la fluidificación de las secreciones. Asimismo, es recomendable incluir en nuestra dieta bebidas calientes como caldos, sopas e infusiones, además de zumos naturales de limón y naranja, ya que pueden ser una forma apetecible y reconfortante de tomar la cantidad de líquido necesaria.

La nevera , todo tiene un orden

Si me pidiera poner una foto del interior de mi nevera, diria NO… la tengo super desorganizada…. solo yo se donde estan las cosas. En cuestiones “neveristicas ” soy un desastre y salvo las botellas y  la verdura y la fruta que tienen cada uno su lugar, lo demas esta manga por hombro. Se que para conservar los alimentos de manera adecuanda sin que pierdan sus propiedades cada alimento tiene.

Cuando dí el curso de Manipulador de Alimentos, el profesor nos dió consejos muy interesantes, de los cuales no he seguido ninguno, pero mira tu que casualidad que en esto del mundo “feisbuc” me he encontrado con un enlace muy muy interesante de nomen.es que copio y pego para compartirlo. Ya sabes que cuando copio lo digo…

Aqui van los consejos:

Lo primero que hay que saber:

La temperatura idónea de la nevera se sitúa entre los 3 y los 5 ºC, así se evita la proliferación bacteriana.

 

nevera_cast¿Dónde se debe poner cada cosa en la nevera?

Nuestra nevera NO es un armario donde dejar la comida en el primer agujero que encontramos. De hecho, es muy importante tener los alimentos bien organizados porque esto garantiza su correcta conservación; tener los espacios bien diferenciados para los alimentos de distinto origen, así como para los alimentos crudos y los cocinados.

1. Frutas y verduras: las pondremos en los cajones de debajo, ya que es dónde la temperatura es superior a la media (10ºC) y podrían estropearse a temperaturas inferiores. Mejor no ponerlas en bolsas de plástico, ya que se humedecerán y se estropearán antes.

2. Carne y pescado: los situaremos en el punto más frío del frigorífico situado en los cajones especiales para ellos (0 -2ºC) o en su defecto encima del estante más próximo al congelador.

3. Productos lácteos, embutidos, sobras (productos elaborados, listos para consumir), pasteles y productos que se tengan que conservar en frío una vez abiertos como la bebida de arroz: los pondremos en los estantes del medio (4-5ºC) y en el de arriba (8ºC). Y nunca almacenaremos los embutidos directamente con el papel de la carnicería, ya que sería un foco de contaminación. Mejor abrirlos y ponerlos en una fiambrera. Los alimentos cocinados y sobras que vayamos a calentar al microondas, será mejor guardarlas en fiambreras de cristal o recipientes de plástico (tuppers) aptos para microondas, así las podremos calentar directamente sin tener que cambiar el recipiente.

4. Huevos, bebidas, salsas, mermeladas, mantequillas, margarinas: requieren menor refrigeración, por eso los almacenaremos en los estantes de la puerta que son los menos fríos del frigorífico (10-15ºC). Además, muchos de estos productos los guardamos sin lavar, tal y como los hemos comprado en el supermercado. Tenerlos separados en la puerta del resto de los alimentos, es una buena pauta para evitar la contaminación cruzada. Los huevos los colocaremos en la huevera con la punta mirando hacia abajo, ya que en la parte superior se encuentra una cámara de aire que los preserva de la contaminación exterior.

Además, debemos evitar llenar en exceso la nevera, ya que se dificultaría su correcto funcionamiento. En este sentido, también es interesante no acumular los alimentos en una única zona del frigorífico, de esta forma el aire circulará mejor entre los diferentes productos facilitando así su correcta refrigeración.nevera llena

También recordad que, envolver o tapar los alimentos con papel transparente o en fiambreras adecuadas, evitará que el alimento pierda sabor y frescura. Y sobre todo, es muy importante dejar enfriar los alimentos antes de meterlos en el frigorífico (teniendo en cuenta que no deberá de estar más de dos horas a temperatura ambiente), de lo contrario, subirá la temperatura, por lo que aumentará el riesgo de contaminación.

Si ponemos en práctica todos estos consejos, y además cuidamos la higiene del aparato, limpiándolo con regularidad con detergentes antibacterianos, los alimentos se mantendrán en perfecto estado durante más tiempo.

 

Espero que hayas tomado buena nota… yo tambien, pero seguiré siendo desorganizada… el orden me durará lo que tarde en volver a abrir la nevera .

 

 

https://www.facebook.com/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel-298212513538099

 

Recalentar la comida, cuando no hacerlo

Uuna de las cosas que peor llevo de eso de ser ama de casa, es la cantidad  con las comidas. No calculo, nunca y siempre me sale comida para un regimiento, asiq ue para no comer al dia siguiente lo que hago es congelar y vuelvo a poner la comida unos dias mas tarde o lo uso en un apuro si por cualquier cosa no puedo hacer de comer un dia determinado.

No me gusta el microondas para recalentar pero confienso que muchas veces lo uso mas bien por comodidad, y todo el mundo sabe guardar la comida en la nevera de un dia para otro tambien es posible sin que se produzca ningun problema, ademas ahoras en comida y no tiras comida a la basura que no esta la cosa como para andar tirando. La comida no se tira.

Dicen que recalentar es malo… o no del todo bueno para no ser tan radical pero recalentar seguiendo una serie de recomendaciones podemos disfrutar de un rico manjar recalentado.  Aunque hay que tener en cuenta que hay momentos en los que no se puede recalentar. Te explico.

La intoxicación es uno de los peligros más comunes por comer algo en malas condiciones. Las bacterias viven la mar de a gusto, entre los restos de comida en mal estado y ello hace que ingerirlo pueda ser peligroso.

La aparición de bacterias es muy común a la hora de recalentar alimentos. Al introducir la comida en el microondas hay que asegurarse que ésta se calienta por completo… por eso me gusta mas calentarlo en un caldero…. claro si tiene salsa o caldo o algo si…. si son macarrones va a ser que no.

El calor es el principal antídoto contra las bacterias ya que las mata…. y una cosa…. cuando te duele el estómago despues de comer , no es porque la comida te ha sentado mal, es porque casi con total probabilidad has ingerido bacterias

Hay que tener en cuenta, que el paso previo a recalentar la comida ha sido guardarla en correctas condiciones tras el primer cocinado.

El momento de guardar los restos de comida es fundamental para evitar la propagación de las bacterias. Por eso, es recomendable dejar que la comida se enfríe antes de meterla en el frigorífico.

Lo recomendable es que el plato no pase más de cuatro horas a temperatura ambiente y antes de guardarlo hay que asegurarse de que éste está bien tapado.

Por último, es muy importante que tanto la superficie de tu cocina, así como el frigorífico estén perfectamente limpios. De esta manera, evitaremos una vez más la contaminación con posibles bacterias.

 Pues eso, ya esta, asi de simple… que puedes recalentar la comida que no es ningun pecado , pero hazlo de la manera adecuada para que puedas disfrutar de ella casi como recien hecha
Buen provecho

Sustituir el azucar

La glucosa es un conjunto de moléculas de azúcar que proviene de los glúcidos y que está contenida en los alimentos que ingerimos. Se podría considerar el principal carburante del organismo. Sin embargo, hay que distinguir entre azúcares saludables y no saludables y saber que es posible sustituir estos últimos por los primeros sin que el paladar sufra una desilusión.

Según explica en ‘Sin azúcar. 65 recetas naturalmente dulces’ (Lunwerg, 2016) Sue Quinn, Los expertos a menudo hablan de los perjuicios que puede provocar el exceso de consumo de azúcar, refiriéndose a los azúcares simples como la sacarosa (o azúcar blanco), que está presente sobre todo en artículos de repostaría, dulces, postres, refrescos, zumos de frutas, miel y jarabes.

La sacarosa no posee ningún valor nutricional y está atestada de calorías “vacías”. Cuantas más calorías consumamos, más probabilidades tendremos de ser obesos. Y ya sabemos que la obesidad favorece problemas serios de salud como las enfermedades cardíacas, la diabetes de tipo 2 o las caries. Se estima además que la fructosa de la sacarosa es especialmente nociva.

El azúcar bueno es el que está presente en los glúcidos complejos (frutas, verduras, productos lácteos y cereales integrales). Este azúcar se asimila lentamente y se transforma en energía, de manera que funciona como carburante para las funciones del organismo.

Quinn recurre a las frutas secas y frescas, que dado su riqueza en fibras, los azúcares se asimilan lentamente y no provocan picos glucémicos; o zumos de frutas, que se utilizan en pequeñas cantidades en la cocina, asociados con ingredientes ricos en fibras.

Sustituir el azúcar

Hay alimentos que son dulces de forma natural y que se pueden utilizar como sustitutos del azúcar en la mesa. Algunas ideas que propone la autora son:

* Frutas secas: poseen una alta concentración en azúcar, pero también valiosos nutrientes. Por ejemplo, podemos batir dátiles frescos (o secos poniéndolos en remojo anteriormente) hasta obtener una pasta que podremos usar como sustituta del azúcar en la repostería.

* Plátano triturado: sustituir el azúcar por plátano triturado en pasteles o bizcochos es una buena manera de aportar dulzor y buen sabor. Lo mejor es usar plátanos maduros.

* Canela: añade un ligero sabor azucarado. Por ejemplo en el café, está deliciosa.

* Leche de almendra: añade un ligero sabor azucarado y una textura cremosa a batidos y ‘smoothies’ y en repostería está deliciosa. Eso sí, hay que optar por la versión no azucarada, pues en el mercado existen también opciones con azúcar menos saludables.

* Vainilla: tanto las semillas de las vainas como la vainilla en polvo o el extracto de vainilla añaden un sabor azucarado. Hay que tener en cuenta que no sean azucarados.

Reducir el azúcar

Quinn apunta cuatro consejos para que la suma de azúcares naturales y añadidos que se incluyen en la dieta vaya dando lugar a un resultado más bajo de forma progresiva:

1. Comer frutas con bajo contenido en azúcar

Las frutas deben ser siempre un pilar fundamental en nuestra alimentación diaria. Sin embargo, también hay que ir con precaución, pues muchas de ellas contienen mucho azúcar y deben consumirse con moderación. Algunas de las frutas que son menos azucaradas, y por ello más saludables, son por ejemplo las frambuesas, las moras silvestres, las fresas, la sandía, las grosellas o la papaya. Si optamos por frutas en conserva, es mejor comprar las envasadas al natural y sin azúcar añadido que las preparadas en almíbar.

2. Sustituir los zumos y refrescos de frutas por leche, agua, zumos de verduras o zumos de frutas diluidos

Lo primero es tratar de eliminar o reducir el consumo de bebidas azucaradas, como los refrescos y zumos de frutas, que son la manera más nociva de consumir azúcar. En su lugar es preferible beber leche, agua, zumos de verdura o zumos de frutas diluidos. En las bebidas calientes hay que tratar de reducir la cantidad de azúcar que les añadimos, hasta llegar a eliminarlo. Este proceso debe hacerse progresivamente.

3. No comprar productos bajos en materias grasas

A veces parece que los productos bajos en materias grasas son más sanos, y eso no tiene por qué ser así. Estos productos compensan la reducción de materia grasa añadiendo azúcar para hacerlos más sabrosos. Antes que comprar yogures aromatizados con frutas, son preferibles los yogures naturales con compota de frutas.

4. Leer las etiquetas

Hay que informarse sobre el contenido total en azúcar (especialmente la fructosa) de los alimentos y bebidas que se consumen, ya que las cantidades son muy variables dependiendo de las marcas. En este libro se ofrece un apartado especial para aprender a descifrar las etiquetas de los productos para detectar la presencia de azúcar añadido.

Hambre psicológica

Seguramente en mas de una ocasion has sentido un hambre irrefenable, aun despues de haber comido… y tienes unas ganas locas de comer algo específico… eso, aparte de ser el típico antojo de una embarazada es hambre psicológico y no pasa a todos…..

imagesCANK8AM8El hambre psicologico nos suele dar de repente y es lo que hace que comamos con ansiedad y sin hambre real… y es lo que realmente nos hace coger los odiosos kilos de mas y la culpable del picoteo…. Normalmente no nos entran ganas de comernos una manzana o una zanahoria… lo normal es pensar en dulces. papas fritas…. y todo aquello insano y tremendamente calorico….

Yo estoy tratando de re-educar mi mente para que transforme los pensamientos impuros…. es decir… trato de convencer a mi mente de cambiar el deseo de comerme un donut por el deseo de comerme una nectarina… y asi vamos …. aunque no siempre lo consigo y mi mini-palmera de chocolate blanco…. generalmente irrumpe con fuerza para tirar por los suelos mi torre de fuerza de voluntad…..

He encontrado un articulo bastante interesante que quizá nos ayude a combartir esos malos pensamientos de la comida insana…

La proliferación de la denominada comida rápida no es el único indicador de que algo falla en nuestra relación con la comida, según Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) y experto en nutrición. Para este especialista “la clave está en cuándo parar de comer, ya que hoy en día consumimos muchas más calorías de las que necesitamos, unas 3.437 calorías de media por habitante, pero la mayoría de las mujeres y los hombres no necesitan más de 2.000 o 2.500 calorías al día, respectivamente”.donut3

Según Bravo, “es muy importante saber distinguir entre el hambre que surge a raíz de una necesidad fisiológica y la ansiedad, que podemos describir como un ‘hambre psicológico’, nutrido muchas veces por el estrés, la tendencia depresiva, la glotonería o el simple aburrimiento”. “Por esta razón, lo mejor es asegurarnos de no tener hambre realizando entre cinco y siete ingestas diarias”, sugiere el experto del IMEO, que explica que una ingesta es el conjunto de sustancias que se ingieren en un lapso determinado.

“Las personas que por motivos de trabajo se ven obligados a desayunar o cenar, respectivamente, muy temprano o muy tarde, deberían aumentar las ingestas habituales con una post cena, que puede consistir en un yogurt antes de ir a la cama, y un segundo tentempié a media mañana”, añade. “El hambre producido por realizar pocas ingestas al día es el aliado perfecto para la ansiedad y los atracones psicobioquímicos”, destaca.

Incluir siempre proteínas, carbohidratos y grasas saludables en cada comida principal es otra forma de asegurarnos dieta 2que, a lo largo del día, no tengamos hambre, según Bravo quien, sin embargo, recomienda “evitar los dulces y los hidratos de carbono simples o refinados que no sean integrales o con alto contenido en fibra”. Para este nutricionista, “es esencial planificar nuestra alimentación. Así evitaremos improvisar cuando sentimos hambre. Siempre es mejor llevarnos la fiambrera, la pieza de fruta, el bocadito o el yogur al trabajo, que sacar chocolatinas, dulces, bollería industrial y otros productos de la máquina expendedora”. Para rebajar la ansiedad, el IMEO recomienda no saltarse las comidas y evitar dietas impersonales, demasiado estrictas o que limiten nuestra vida social, porque a largo plazo fracasan, y dormir de siete a ocho horas al día, lo que favorece el biorritmo de vitalidad diurna y descanso nocturno.

 

https://www.facebook.com/pages/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel/298212513538099

 

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 435 seguidores