Libros que harán que los niños quieran leer

Desde pequeñita me encantó leer. Si no recuerdo mal el primer libro que me lei asi entero, yo sola, aparte de los típicos cuentos , fue Alicia en el pais de las maravillas. Despues vino Fray Perico y su borrico y todos aquellos libros de la editorial SM que se diferenciaba en edad por colores. Como me gustaba recibir libros nuevos.  Mas que un jueguete o una muñeca.  Nada mas terminar uno ya estaba pensando en la siguiente aventura. Pasaba las horas muertas leyendo. Recuerdo como esa afición continuó con los años y hoy en dia ahi sigue.

Ahora no puedo permitirme comprar libros nuevos , pero para eso existen las benditas bibliotecas, para mi es lo mas parecido a un centro comercial y afortunadamente las tiendas de segunda mano, donde pueden encontrarse buenas oportunidades. Y yo soy feliz.  Cada vez que consigo una buena oferta a un precio que yo puedo pagar teniendo en cuenta mi situación, soy como una niña con caramelos ricos y sabrosos.

Siempre me dió tanto la lectura que ahora siento verdadera pena cuando veo a los niños pegados al móvil, o la tablet. PEgados al ordenador con los dichosos jueguecitos… Ya casi no existe en los niños el amor por la lectura, y si miramos a los jóvenes ni te cuento.  Hay verdaderos casos perdidos. Por eso cuando veo un niño con un libro en la mano no puedo evitar sonreir y pensar que , pense a todo , aun hay tiempo de corregir errores.

Reconozco que yo soy algo exagerada, a la hija de mis amigos le regalé su primer libro incluso antes de que cumpliera su primer año… Ahora tiene  dos años y dos libros, firmados por las autoras eh?  Su padres se lo leen, confio en que cuando ella aprenda se comvierta en una pequeña lectora

Cuando veo a adultos a los que no les gusta leer no puedo evitar sentir algo de pena tambien y pienso que quizá de niños, no encontraron ese libro especial que les invitó a vivir aventuras para siempre

He mirado en varias webs y muchas recomiendan libros para niños, para que se enamoren de la lectura, asi que he decidido compartirlo

 

El diario de Greg

“En primer lugar, Greg os quiere dejar una cosa bien clara: esto no es un diario. Ya sabemos lo que pone en la portada. Y eso que Greg pidió a su madre de manera específica cuando lo fue a comprar que, si compraba una libreta, no tuviera el rotulo de diario”. Así comienza esta serie de libros cuenta la historia de Greg Heffley, el protagonista, y relata los cambios que se producen en su vida al pasar a la secundaria.

 

 

Dika mete la pata

Simpática y pelirroja, ésa es Dika, una perrita traviesa y curiosona que se mete en muchos líos. Acabará siendo adoptada por la familia de Gus, un chavalín rubiales y cabezota que ha preferido una mascota a un ordenador. Los problemas comienzan cuando Gus decide llevarse a su perrita a clase escondida en la bolsa de deportes. Dika no podrá quedarse quieta especialmente cuando es testigo de una injusticia contra su dueño.

 

 

 

Todas las hadas del reino

¡No te pierdas este libro de la famosa Laura Gallego, la creadora del mundo de fantasía Idhún en Memorias de Idhún, otra serie de libros que también puedes apuntar para tus hijos! Javier Ruescas Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y a aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente.

 

 

La verdadera historia del ratoncito Pérez

Seguro que alguna vez os habréis hecho la siguiente pregunta: ¿Por qué cuando se me cae un diente y lo guardo por la noche debajo de la almohada, al otro día el diente ha desaparecido y en su lugar hay un regalo? Pues bien, se trata de un secreto que muy pocos conocen. Todo comenzó un verano, allá por la época de Matusalén…

 

 

Bat Pat

“¡¡¡Hola!!! Soy Bat Pat. Os voy a contar una historia que os pondrá los pelos de punta… Estáis preparados? Una noche, en el viejo cementerio, vi a un encapuchado de aspecto muy sospechoso. Después de pensarlo un par de segundos, llegué a la conclusión de que sólo tenía dos posibilidades: ¡esfumarme a toda ala o lanzarme de cabeza hacia el peligro! ¿Sabeis cuál de las dos elegí?” Así comienza el primer libro de esta colección que está encantando a niños de todo el mundo.

 

 

 

 

Gerónimo Stilton

Una colección que no puede faltar para cualquier niño lector es la de Gerónimo Stilton. Este simpático ratón dirige ‘El Eco del Roedor’, el periódico más famoso de la isla de los ratones, pero su verdadera pasión es escribir libros. Aunque odia viajar, siempre es “arrastrado” por su familia y amigos a las más extravagantes aventuras alrededor del mundo, ¿te unes al viaje?

 

 

 

El repartidor de pesadillas

 

En Peñas Gemelas, todos los habitantes sufren horripilantes pesadillas acompañadas de un frío que les cala hasta los huesos… Muchos años antes, dos hombres muy extraños acompañados de un niño pequeño, Críspulo, se establecían en una gran casa en las afueras llamada La Casa del Frío. Cuando el chico se hace mayor, su padrino, un viejo chiflado, le informa de que ya tiene edad de trabajar pero, en una de sus salidas nocturnas para cumplir con su trabajo, el chico conoce a unos niños que le harán ver que existe otra forma de vivir diferente a la suya y su vida cambiará por completo. Con Críspulo, Metodio y los niños del cole, tu hijo conocerá el gran valor que tiene ser generoso con los que te rodean

 

 

Harry Potter

Son siete los libros que cuentan la historia de Harry Potter, el mago más famoso del mundo actual. Si tus hijos aún no han leído su historia, puede ser buen momento para empezar, aunque hayan visto las películas: descubrirán que la magia está mucho más allá. Deja que acompañen al joven Potter y a sus amigos por sus increíbles aventuras, y que crezcan con ellos como lo ha hecho ya toda una generación.

 

 

La bonita historia de un niño feo

La familia de Eliseo llegó a Villazul de muy lejos, del otro lado del mar, para trabajar como pastores. Eliseo era un chico trabajador con una cicatriz en la cara a causa de un puma que había atacado su rebaño, allá en su país natal. Por eso mucha gente le llamaba el niño feo. En Villazul demostró su valor e inteligencia, sobre todo cuando ayudó a resolver el terrible conflicto entre los pueblos rivales, Villazul y Villanieve. Fue tal su éxito, que la famosa cadena Teletopo decidió secuestrarle para hacer un programa de éxito.

 

 

 

Espero que si tienes hijos, sobrinos o hijos de amigos puedas inculcarle el amor por la lectura.

 

https://www.facebook.com/El-rincón-de-Mayriel-298212513538099

 

 

 

 

 

 

 

 

Pepe Pepino

pepe pepinoEste libro infantil llegó a mis manos por casulidad…. Una escritora amiga, Maria José Moreno Diaz, de la que ya he hablado en otras ocaciones… recuerda La caricia de tánatos y Bajo los tilos ….. convocaba un concurso en su pagina de facebook…. Sorteaba un ejemplar de un cuento infantil yo participé  pensando en la hija de unos amigos… Pues bien…. me tocó a mi…. y lo lei…. para poder comentarlo y recomendarlo porque a los niños hay que iniciarlos pronto en el mundo de la lectura y este es el libro perfecto.

Pal…. es un niño diferente, de un color diferente que vive en un Planeta diferente….. incluso su físico es diferente al de cualquier niño de su edad…. Un dia… tiene que escapar de su hogar junto a su madre dejando a su padre atras porque debe luchar por la vida en su Hogar…. Pal triste pero resignado coge una nave que le traslada a la Tierra donde conoce a otros niños … junto a ellos inciará una nueva vida

 

Es un libro ameno, divertido y narrado en un lenguaje muy sencillo …. lo normal para un niño…… Si fuera niña me encantaría seguir viviendo las aventuras de Pepe Pepino y sus amigos…. de hecho , soy adulta y tengo ganas.. jjajaja

Me encanta el lenguaje, me encanta el libro, pero sobretodo me encanta el trasfondo y el mensaje que Maria José Moreno nos quiere dar…. No importa tu raza, no importa el color de la piel , no importa de donde vengas…… los ojos inocentes de los niños no saben ver esas diferencias porque miran mas alla de la apariencia física…. Quizá eso tambien deberiamos aprenderlo nosotros, los adultos …. y dejarnos de prejucios…..

Es un libro ansolutamente recomendable….

 

¿Nos regalará Maria José mas perlas como esta?

 

Eso espero…. los niños lo necesitan.

 

 

 

https://www.facebook.com/pages/El-rincón-de-Mayriel/298212513538099

Cuentos de Afanti III (2)

Esta es la segunda parte del cuento que dejé a medias ayer…. lo siento pero Afanti requiere que se cuente en su totalidad…. Y mas cunado un lector del Rincon se ha esforzado en buscarlo, contarlo y compartirlo …

Como las anteriores jornadas, al despuntar el alba, cargo nuevamente el burro, se hacia ayudar por el Tuerto, quien le alcanzaba bien temprano, el hielo y las nieves endurecidas. Volviendo su cabeza hacia la casa, esta vez, dejo que sus esposas siguieran durmiendo.

afanty4Llego mas temprano que nunca al Zoco y se puso debajo del árbol, que lo bendecía con su sombra, atando a su lado, el pollino. Ofreció como siempre, a viva voz su mercancía y vendió bastante, mas que en los días anteriores y nuevamente restaba lo que había en el fondo de las vasijas, sabia por experiencia, el gusto de los compradores, no se lo comprarían y él necesitaba mucho mas que antes los pocos dirhems, que eso le reportaba y se dijo que hoy, eso no le sucedería.

Miro hacia todos lados, tratando que se le ocurriera uno de sus hábiles pensamientos, una idea salvadora, algo que pudiera utilizar.

Observo a su lado, y vio que su burro había defecado y quedaba una buena cantidad de estiércol debajo de sus patas, sin pensarlo dos veces, recogió con un trozo de madera, todo lo que el pollino había dejado debajo de él, tapo con su chilaba la vasija para que el movimiento pasara inadvertido por todos, y deposito una buena cantidad, en el fondo de uno de los recipientes ya vacío, y lo lleno del articulo que mas se vendió ese día, el yayik.

Buen burro, parece que no eres tan torpe, pensó. Esta vez si que te has portado bien con tu amo.

Todo lo que quedaba de los demás recipientes, también lo volcó dentro de ese, el que tenia el estiércol del pollino en el fondo y al fin observo con satisfacción que el yayik, con los trozos de hielo flotando, gracias al colchón que su buen y amable jumento le había proporcionado, casi rebalsaba la jofaina.

Un grito lo sorprendió.

¡Hola mi buen amigo!. Exclamo al pasar, por allí, el marchante que lo había visitado la semana anterior.

¡Como estas y como están tus esposas! Veo que has seguido mi consejo y estas vendiendo bien, de lo cual me alegro y mucho, así me lo han dicho los amigos que se acercan a todas horas y ya son clientes tuyos. Muy buena la ocurrencia de quedarte aquí, debajo de este árbol, para pregonar y vender a la sombra, tu mercancía. Que bien se esta aquí y no allí, cerca de los excusados, mi buen amigo, es terrible lo que tuviste que aguantar día tras día y nosotros el tener que pasar por ese indecente lugar.

Bien ¡Ahora vamos a lo nuestro! Dijo restregándose alegre las manos. Tengo hambre y mucha sed y te pido que me dejes probar de tu yayik, que por lo que veo, hay bastante y debe de estar fresco, por los trozos de hielo que noto. No solamente consumiré aquí y ahora, varias copas, sino que también llevare para el viaje de vuelta algo, para mi casa.

Esta muy lejos y me apetecería llevar alguna escudilla para el camino.afanti2

Afanti, sorprendido y alarmado ante el giro que tomaban los acontecimientos, temeroso y tratando que su jugada no se descubriera, tomo el cucharón y lenta y muy cuidadosamente, comenzó a servir en la escudilla, lo que flotaba en la parte superior de la jofaina, cuidando que su amigo ni nadie, advirtiesen nada. Después de servirle una buena cantidad, con ademanes rápidos, inició el movimiento para levantar sus vasijas y retirarse, se debía de ir y rápido, tratando de que su ansiedad no se notara, miraba sonriendo estúpidamente a su conocido, y hacia todos lados, ya poca era la gente que quedaba en las calles, pasaba ya la hora cuarta de la tarde, debía marcharse urgente, antes de que este buen hombre, a quien debía su suerte, se percatase de lo que había a en el fondo del recipiente.

¡Espera amigo mío! ¡Cómo es que te vas! Aun no he terminado. Antes de marcharte, dame más de este excelente yayik, una escudilla me sabe a poco. ¡Hace tiempo que no pruebo algo tan excelente! ¡Que bien lo han hecho tus esposas! ¡Te felicito!. Dame mas, por favor, quiero más.

Afanti, a regañadientes y murmurando por lo bajo, moviendo la cabeza, lenta y muy cuidadosamente fue sacando otra vez de la parte superior de la vasija parte del alimento, los hados y la suerte, quisieron que nada se notara.

Mas, al darse la vuelta para traer a su burro y montar sobre el, todo el bagaje, alarmado vio que el marchante había terminado de comer y tomaba el cucharón de madera, y hacia ademán de servirse el mismo, una ración mas.

Afanti, levanto las manos al cielo exclamando. ¡Por favor, amigo mío! ¡Deja que me vaya a mi casa! Te suplico encarecidamente, mira, vuelve mañana que te regalare una vasija entera de tu alimento preferido, hazlo así por favor, hazlo por los Ángeles que pueblan el firmamento, por todos los Yinns y demonios de los infiernos, por las Santas Barbas del Profeta, te pido y te imploro, ya veras lo que es estar agradecido, por haber dispensado hacia mi humilde persona, tus sabios e inteligentes consejos y cambiar mi suerte.

El marchante, lo escuchaba sorprendido, pero, seguía con la cuchara en la mano, revolviendo el yayik. Y cada vez más. Ya previendo que lo inevitable y su ruina estaban cercanos, Afanti, levantando las manos, le dijo.

Mira mi amigo, te daré un sabio consejo, permítemelo que te lo de, por que soy mucho mayor que tú y tengo mucha mas experiencia en la vida, que el Altísimo me ha brindado, Alabado sea su Santo Nombre.

Tú eres un hombre inteligente e ilustrado. Casi un sabio comparado con hombres como nosotros. Pero, por la experiencia que nos conceden los años, te explicaré algo.

Cuando alguien te dice, que no revuelvas más, déjalo de hacer, no revuelvas más.

¿Qué buscabas queriendo llegar al fondo de la vasija?

Cuando alguien te dice que no metas la cuchara, para de hacerlo, no la metas más. Y punto. Te he dicho que no revuelvas, pues si lo sigues haciendo, saldrá toda la suciedad de abajo, y eso es lo que debes hacer, debes paralizar tu mano, entrégame la cuchara y hazlo inmediatamente, si no quieres que termine emergiendo todo el mal olor y la suciedad del fondo de la vasija.

afanty3Pero, sus palabras llegaron tarde, algo negruzco y verdoso apareció flotando sobre la superficie del alimento. El marchante, adivinando de lo que se trataba, por el nauseabundo olor que emanaba, arrojando la cuchara, la escudilla y asqueado, escupiendo reiteradas veces, le grito.

¡Afanti! ¡Que me has dado de comer! ¡Pero esto que es! ¡¿Es estiércol? ¿Es defecación lo que comí?. Pero, ¡Que repugnancia! !Como puedes haberme hecho algo así! ¡Tendí mi mano hacia ti! ¡Y así me lo pagas! ¡Esto lo sabrá toda la comarca!

Pero, Afanti, haciendo un gesto con la mano, le dijo mirándolo a los ojos, con palabras quedas y en forma serena.

Mira amigo, no te enfades, no te sulfures, no grites ni te alteres que será peor, estate tranquilo, déjalo pasar y atiéndeme. Nuevamente de pido, no grites y escucha, pon atención.

¡¿No te dije que no revolvieras más, que cuando más lo hicieras, mas suciedad saldría!? ¡¿No fue eso lo que te dije!?

Ahora guarda silencio, corta el sonido de tu voz, cierra la boca, date la vuelta y vete, piérdete, sal de mi vista, ve y encuentra tu camino.

Vete tranquilamente, no mires para atrás y no se lo digas nada a nadie, ¡Me comprendes!. ¡¿Me has escuchado!?

Porque si así no lo haces, todos, pero todos, en toda Persia, sabrán que comiste estiércol, y la causa fue, el haber revuelto lo que no te correspondía, por haberte mezclado en lo que no debías, y encima por haber metido la cuchara donde tampoco debías.
¡Y ahora! ¡Vete de mi vista! ! Piérdete!… !Que Sheitan te arrastre al fondo de los infiernos!

Y así, el marchante calladamente, sin siquiera atinar a mirar para atrás, y para que nadie supiera lo que había comido, siguió en silencio su camino y Afanti, con su fiel pollino, canturreando una vieja melodía, logro llegar a su casa.

Siempre es mejor dejar que los problemas se decanten solos. El tiempo, la tolerancia, las palabras sabias y los sabios consejos fraternos, curan las heridas. Únicamente, lo peor, aflora a la superficie, cuando alguien remueve todo, mucho y más allá de lo debido, tratando de llegar al fondo de la vasija.

 

 

Buena moraleja…¿no es verdad?

Cuentos de Afanti III

El post de hoy se lo debo nuevamente a un lector….. Un nuevo cuento de Afanti que un morador del Rincon ha tenido a bien compartir con nosotros… Yo solo lo transcribo, para que no quede solo en un mero comentario…. Merece ser destacado como post….

Se lo agradezco de todo corazón …..

Es bastante largo… quizá el mayor post que haya puesto hasta ahora, por eso voy a dividirlo en dos partes… una que cuento ahora y otra que haré mañana…..

Afanti, vivía en un pequeño pueblo, recostado en las cercanías de unos montes, donde los pinares y árboles frutales silvestres formaban tupidos bosques. En las noches de suaves brisas, estas traían a la población, el perfume característico de esas plantas. Este pueblo tenia la particularidad de encontrarse en un antiguo cruce de caminos y estaba construido al margen de un río, de donde se proveía de agua a la población, eran gélidas aguas provenientes de los deshielos, y de algunos manantiales montaña arriba, siempre limpia, clara y transparente.

Por uno de los caminos, los viajeros se encaminaban hacia el norte del país y por el otro se podía llegar, siguiendo los senderos de los montes, hasta las mismas orillas del mar Caspio.

afanti2Afanti, para ganarse malamente la vida, se dedicaba a la venta de quesos, yogurt y demás, no tenía profesión ni oficio alguno, así que se conformaba con lo que el destino le había proveído.

Mientras el se encontraba en su puesto de venta, en el pequeño comercio, desde la mañana bien temprano, sus dos esposas, una anciana casi de su misma edad y la otra mucho más joven, se dedicaban a preparar para el próximo día lo que se debía de vender.

Afanti, tenia un lugar ya en forma permanente en el Zoco (mercado) del pueblo, se lo habían cedido casi gratis y como de lastima, estaba situado fuera del centro del Mercado, muy en la periferia, y prácticamente al lado de los orinales, cuyo penetrante olor, al cabo de las jornadas, y mucho mas en las de intenso calor, llegaba continuamente hasta su puesto, pero, estaba obligado a aguantarlo estoicamente. No había tenido los dinares suficientes para conseguir una tienda más cerca del centro, o en un lugar un poco más conveniente.

Quienes se atrevían a pasar por allí, lo hacían únicamente por una necesidad urgente y siempre arrugando las narices, además de dirigir a Afanti, miradas de desprecio. Esa circunstancia hacia que su tenderete, fuera uno de los menos frecuentados de toda la comarca, pero en fin, el se consolaba levantando los ojos y los brazos al cielo, diciendo.

– Así es la vida de los pobres, lo mejor es conformarse con el Kismet que Nuestro Altísimo, Alabado sea su Nombre, nos adjudico a cada uno, en su Vasta Sabiduría.

Pero, poco a poco y con una economía restringida a los gastos cotidianos de lo mas mínimo, logro que su posición económica fuera de alguna manera segura, fueran vientos, lluvias o granizo, él, se dirigía siempre montado en su fiel pollino, bien cargado, al Zoco, saludaba a todos sus amigos y conocidos, abría su insignificante tienda y esperaba pacientemente a los compradores, lo que vendía en realidad no era una mercadería imperecedera ni tampoco valiosa, como ser telas bordadas y calzado traídos desde la India o la Capital de Persia, por las largas caravanas que deambulaban por los desiertos, ni dulces, ni tampoco papel de cartas ni plumas ni tintas de la China, ni adornos para las amas de casa, ni camisas ni chilabas para los hombres, ni tampoco vendía, alhajas ni collares ni anillos de gran valor, tampoco juguetes para alegría de los niños, ni instrumentos musicales.

No, el se dedicaba a vender, quesos, yogurt y también yogurt diluido con agua fresca, el conocido ayran, inmerso en las tinajas que tenia para tal fin, enfriado en los meses del estío, con las nieves de las cumbres, o el hielo que se formaba, desde donde comenzaba el río, que su amigo el Tuerto, cotidianamente le traía bien temprano, a cambio de unos pocos dirhems, de las altas cumbres de los montes Elbruz. El yogurt, durante el día lo preparaban, mientras el se encontraba en el tenderete, vendiendo lo poco que tenía para ofrecer, sus abnegadas y sumisas esposas, la mayor de las dos, era quien llevaba el peso del trabajo, pues la mas joven dormía hasta casi el mediodía, recién se levantaba bostezando, cuando su esposo volvía del Zoco, para atenderlo.

Sus hijos, los mayores, eran dos obedientes y activos jóvenes, estos eran Omar y Shariah y ya incursionaban como” chracks”(aprendices) en los oficios en que su diligente padre los había colocado en los talleres de sus amigos. Poca era la paga que recibían, pero era inmenso el conocimiento que adquirirían, en el futuro si perseveraban y se ganaban el nombre de Maestro cada uno de ellos en sus oficios.afanty1

En uno de esos días de tremendo calor, en que el céfiro traía desde el desierto su candente, sofocante y tórrido soplo, un viandante que se había acercado a los excusados, y después de terminar sus necesidades, y a pesar de que arrugaba constantemente la nariz por el intenso olor predominante, trataba de mitigarlo, situando un pañuelo perfumado en su cara, vio la tienda de Afanti. Antes de proseguir su camino, por curiosidad, se acerco, preguntado si además de yogurt y ayran fresco, vendía también “yayik”.

Es decir, el alimento elaborado en base de yogurt diluido, mezclado con algo de ajos y pepinillos bien cortados, con hierba buena seca triturada, que le daba el intenso sabor, inmerso en las tinajas donde se podría tomar frío, con el agua diluida de las nieves de las altas cumbres.

Afanti, asombrado y perplejo, le dijo que no, que no tenia ni que había pensado nunca que interesara a sus compradores, el Yayik, pues, cada uno lo ordenaba preparar en sus casas, a sus esposas, madres o hermanas, pero el marchante, hombre de experiencia y de muchos caminos y senderos en sus espaldas, le convenció de que la mezcla de los ajos y el pepinillo, con el ayran, bien enfriado, eran muy convenientes para disipar el calor, además de ser un alimento agradable al paladar, y si se encontraba en las tinajas al frío de las aguas de las nieves, o el hielo de los ríos de montaña, era mucho mejor y mas liviano para los estómagos castigados de los viajantes, que debían de comer en cualquier sitio, y esto era lo mejor, sin tener que recurrir a las comidas grasas ni a las carnes, ni tan livianas como comer únicamente vegetales y frutos, que pasada una hora, otra vez el hambre tocaba música en sus vientres.

Así que el buen hombre, lo persuadió en forma perspicaz e inteligente, que para la próxima semana, a su vuelta al Zoco, le ordenara preparar a sus esposas ese alimento, que el se encargaría, después de haberlo probado y constatada su calidad, de hacer correr la voz para que todos los comerciantes, marchantes, buhoneros, mercachifles y mendigos profesionales e indigentes del Zoco, le compraran, inclusive lo podrían transportar hasta sus casas, si es que estaba bien preparado, para ahorrarle a sus esposas el tener que molestarse.

Pero, seria mejor para el, que transportara el alimento, en las tinajas hasta el centro del Zoco, pues la venta seria mucho mejor, que allí en su tenderete, total, lo podría hacer montado en el burro, vendiéndolo directamente desde la tinajas que como alforjas llevaría hasta las mismas casas o tiendas de los comerciantes, si se lo requirieran. Se despidió con una sonrisa de Afanti, y luego de una ligera genuflexión, le deseo augurios de felicidad para el y buena salud, a sus esposas, quienes seguramente prepararían el yayik.

Afanti, adivinó inmediatamente el pensamiento del comerciante, movió la cabeza, pensando e intuyendo que a pesar de que sus quesos, el yogurt, el ayran o el mismísimo yayik, fuera todo lo bueno y del mejor sabor que sus diligentes esposas lo supieran preparar, muy pocos se atreverían a llegarse hasta el lado de los lavabos para compararle. Vio una razón muy valedera en el consejo del mercante. Así, al cabo de la jornada, llego el momento de cerrar su tenderete, lo cubrió, como todos los días, con una gastada, vieja y descolorida tela y se oriento, montado y pensativo, en su fiel pollino, hacia su casa.

Ensimismado y cavilando, sobre las palabras y el sabio consejo vertido por el marchante, dejo las riendas sueltas para que el burro, se dirigiera solo, a su vivienda, que estaba situada, del otro lado del río, apenas cruzando el antiguo puente, construido desde los antiguos tiempos de los Román.

Apenas abrió la desvencijada puerta de su casa, llamo a sus esposas.

¡! Mujeres!! ¡! Esposas mías!! ¡! Acudid!! ¡! Venid!! ¡! Rápido!! Tengo una noticia para ustedes. Parece que la suerte esta flotando sobre nosotros y ha golpeado nuestra puerta.

Las dos esposas, asombradas, dejaron de lado sus quehaceres, en los semiderruidos cobertizos, detrás de la morada, donde elaboraban los quesos y el yogurt y limpiándose las manos en sus delantales, y con cierto temor, se acercaron sumisas a la presencia de su marido.

Si, esposo nuestro, dueño mío, dijo la mayor de las dos, hombre de nuestro corazón, alma nuestra, padre de nuestros amados hijos, dinos, te suplicamos, exprésanos, que es lo que te sucede que te encuentras tan excitado y alterado. ¡¿Acaso ha muerto alguien!?

Alzando en brazos al más pequeño de sus hijos, que apenas su estatura se levantaba un palmo del suelo, Afanti, en silencio, se sentó, cruzando las piernas, arrellanándose en el almohadón y en el rincón favorito de la casa. Se meció las barbas y antes de pronunciar palabra alguna, dirigió su mirada a las mujeres que temerosas y obedientes, permanecían de pie ante él, aguardando su respuesta.

afanty3Bien, esposas mías, queridas de mi alma y mi corazón, luces de mis ojos, tiernas madres de mis hijos, no temáis, nadie ha muerto, por lo contrario, parece que la suerte planea sobre nuestra morada, deberéis de hacer algo que únicamente por ahora, lo hemos consumido en nuestro hogar, pero ahora lo haréis, en una cantidad como para que lo pueda vender en el Mercado y ese alimento tan simple y que lo sabéis preparar mejor que nadie, es el yayik.

– A ver, pensemos queridas esposas mías, amadas de mi corazón, madres de mis hijos. ¿De todo lo que hacéis? ¿Qué es lo que menos se vende? ¿Qué es lo que siempre sobra? ¿Será acaso el queso? ¿El yogurt? ¿El ayran? A ver, cavilemos ¿Cual de los comestibles que vosotras diligentemente elaboráis, es lo que menos se vende en el Mercado? y eso precisamente es lo que dejaremos de hacer, para reemplazarlo por el yayik…¿Qué os parece? ¿Esta buena la idea? ¿Lo podremos hacer así?.

– Quiero una respuesta de vosotras, pero esta debe ser afirmativa.

Pues tengo ya un importante pedido para un famoso Viandante, les dijo, mintiendo a sus esposas.

Sari Bulbul, su joven esposa, respondió rápidamente.

Mira mi querido esposo, si es que tienes un pedido y estas seguro que lo podrás vender, así lo haremos, dejaremos por unos días lo mas pesado de fabricar que es el queso y lo que menos vendes, pero, debes de decirle al estúpido descerebrado ese, que es tu amigo, el Tuerto, que nos consiga los pepinillos y el ajo de las huertas que están, del otro lado del río, para nosotras es muy largo ese camino y tardaríamos mucho, en ir y volver y además dile, a ese sucio majadero, que cuando venga, deje a todos esos perros sarnosos que le siguen, fuera y no que estén rondando junto a el cuando entra en los cobertizos..

Dando la razón íntimamente a su esposa, se levanto para dirigirse a la casa del Tuerto, su amigo de muchos años, para hacerle el encargo, algunas monedas tuvo que sacar de la vasija que tenia escondida en el establo del pollino y alegremente cantando una canción, montado en el cansado burro, se dirigió hasta el otro lado del río, donde vivía su ilustre, aunque un poco atenuado mental, su amigo. Llego hasta la parte antigua del pueblo subiendo una cuesta, tratando de conversar y llegar a un acuerdo con el Tuerto. Este, estaba sentado a la sombra, en la entrada de su añosa morada, construida por sus abuelos, al verlo llegar, se levanto y lo saludo amistosamente, pues casi nadie en el pueblo salvo ocasionalmente, le dirigía la palabra.afanty4

Afanti, después de sentarse a su lado, y preguntar por sus ancianos padres, termino haciéndole los encargos, le puso unos dirhems en la mano, envió saludos a los progenitores del Tuerto y retornó a su hogar.

El día siguiente transcurrió sin que hubiera mayores cambios en el Zoco, los marchantes que se dirigían hacia el sur, al llegar a su puesto, apresuraban la marcha para apartarse, en fin, sin penas ni gloria, termino la jornada y nuestro amigo, se dirigió a su morada, esperando que sus esposas hubieran terminado su encargo. Condujo el pollino a su pesebre, le puso algo de pienso y entro por la parte trasera a su casa.

El olor de los ajos y pepinillos llenaba todo el ambiente, satisfecho saludo alegremente a su esposa, la mayor, preguntándole por la mas joven, ella le dijo, que estaba triturando la hierba buena, para agregarla al yayik, detrás, en la cocina. Orgulloso, de la diligencia de sus esposas, se sentó en su almohadón preferido y al instante se quedo dormido.

Muy temprano, casi al despuntar la mañana, se despertó y recordando todo en un instante, fue hasta el cobertizo detrás de la casa y preparo las jofainas donde pondría el yogurt, el ayran y el yayik, coloco los arneses sobre el burro, poniendo a cada lado las jofainas. Ya sus esposas con el ruido y las prisas, estaban levantadas.

Colocaron entre todos, lo producido dentro de los limpios recipientes, esperando que llegase el Tuerto con el hielo y las nieves, para enfriarlo, la jornada seria larga y hacia falta una buena cantidad.

Al fin apareció su amigo, colocaron entre los dos, las nieves endurecidas por el frió en las jofainas y lentamente, por estar el burro demasiado cargado, se dirigió hacia el Zoco. Viendo jadear al pollino, pensó

No temas mi buen amigo, ahora vas cargado, pero te seguro que volverás liviano, ya lo veras… ya lo veras.

Esta vez, en lugar de encaminarse hacia su tienda, pasó de largo y se llego hasta el mismo centro del Mercado, allí, situándose a la sombra de un sicómoro, comenzó a pregonar a viva voz su mercancía.

Muchos lo conocían, lo saludaban y se alegraban de verlo, así, lentamente, con el transcurrir de la jornada, el olor de los ajos, los pepinillos, el fresco sabor de la bebida fría, el yogurt y el ayran, atrajo a jóvenes y mayores a servirse un vaso o comer, por un precio muy módico, lo que diligentemente les ofrecía, Afanti.

Un vaso uno, un platillo otro, un poco mas aquel y así, lentamente, se fue terminando todo lo que había llevado, pero, al querer vender lo ultimo que le quedaba, casi al final de la jornada, viendo los compradores que debía de rascar el fondo de las vasijas para ofrecérselos, declinaban de la compra, querían que les vendiera lo que estaba mas fresco, con el hielo flotando en los vasos y no lo que quedaba, según ellos del día anterior, no sabían ni suponían, que no había acaecido nada en la jornada anterior.

Sucedió lo mismo, los días subsiguientes, cuando los compradores advertían que restaba lo que quedaba en el fondo, ya con ausencia de hielo, en los recipientes, se negaban a comprar y seguían de largo. Esto dio que pensar a Afanti, estaba perplejo, pensativo, se dijo que la jornada siguiente debía de solucionarlo de alguna manera. Tenia que vender todo, si quería que le rindiera alguna ganancia.

Al llegar a casa, alegre, mostró lo ganado a sus esposas y observo en los ojos de ellas, algo que desde hacia mucho tiempo no veía, el brillo especial que las mujeres sienten al haber hecho bien las cosas, esperando la recompensa de ser tratadas bien esa noche, se codeaban, mirándose de soslayo, riendo nerviosas, dirigiendo miradas cómplices entre si y a su marido. Moviendo la cabeza de un lado a otro, Afanti sonriendo, se dijo que las cosas estaban mejor, mucho mejor, que antes………..

Contunuará…..

El amigo de los niños

Es lo único que se me ocurre para describir a alguien que marcó a más de una generación ….

Ayer almorzabamos con un nudo en la garganta al enterarnos de la noticia de que se habia ido uno de los grandes de la televisión… y digo eso porque Miliki, Fofó y Gaby ayudaron a formar las personas que ahora somos….

Tarde o temprano todos nos tenemos que ir…. Mi padre decía que todos nacemos con una fecha de caducidad y que cuando llega nuestra hora, nada se puede hacer para evitarlo…. pero hay personas que parece que no pueden irse nunca… Son esas personas que con un granito pueden cambiar el Mundo que te rodea… aquellas que transforman tu mal día en una enorme sonrisa….

Recuerdo cantar sus canciones ….Susanita y su ratón…. El coche nuevo….. la barba con tres pelos… don pepito… la gallina Turuleca… o aquellos inolvidables cumpleaños al son de ” feliz feliz en tu diaaaaaaaa……” Aquellas sí que eran canciones infantiles

Creo que no soy la única en recordar el bocadillo con nocilla y las canciones de los playasos de la tele…. Podiamos haber tenido un mal dia en el cole… mamá podía estar enfadada con nosotros y haber discutido con nuestro hermano , pero nada era tan malo que no pudiera curarse con una buena dosis de “Habia una vez el circo”

Los tiempos cambian, pero algunas cosas no deberían cambiar nunca …. y esta es una de ellas….Con la que está cayendo…. ¡¡ que bien nos vendría unas buenas carcajadas, al menos para olvidar por un tiempo la cruel rutina diaria!!

Cambió la manera de ver el Mundo y dignificó la profesión…..

Durante diez años… millones de niños disfrutaban, reían y cantaba al grito de: ¿¿¿¿ ” Como estan ustedeeeeees???”

Creo que Miliki permanecerá en el recuerdo… siempre ….de eso se encargaran “sus niños” de 30 y 40 años…. Creo que siempre fuimos sus niños

No eran buenos tiempos para los adultos… casi como ahora… pero Miliki y sus hermanos se encargaron de que la tristeza y el malestar no se trasladara a los niños y les daba a los padres un motivo para sonreir…

Cantabamos , reíamos y tambien aprendimos jugando , un monton de cosas… Nos ayudaban con la tabla de multiplicar pero tambien nos enseñaron valores….

Antes un programa infantil era eso… un programa infantil…. y como solo habian dos canales… a las cinco de la tarde … empezaba el tiempo de los niños…. Ahora las cosas son diferentes… Ya no se aprende con la tele… ya no se enseñan valores … mas bien todo lo contrario.

Creo que alguien como él haría de la sociedad actual algo diferente…. A veces necesitamos reir , soñar y pensar que las penas , no son tan malas si las acompañamos de sonrisas…

Fuimos niños privilegiados… de eso estoy segura… No hay muchas oportunidades para aprender a soñar …. Nosotros la tuvimos… Gracias Miliki…. Tus niños de 30 años, te recordaremos con cariño

https://www.facebook.com/pages/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel/298212513538099

Teddy o los ositos de peluche…. La ternura en una mano

Ya sabes que me he encontrado a un dulce, cariñoso y tierno perrito. La verdad es que estoy barajando la posibilidad de quedarmelo pero aun tengo que sopesar algunas cosas…

Tan pequeño , solo puede recordarme a un bonito peluche, como tantos que aún hoy y a mi edad me siguen gustando y de los que conservo unos cuantos… solo que este hace pipí , come, hay que vacunarlo y es necesario estar pendiente de él…. Pero aparte de eso…. es un amorcito chiquitito…. Quien ha tenido un peluche viviente de estos, sabe de lo que hablo….

Todo el Mundo sabe , bien por conocerme personalmente o por seguir El Rincón, lo mucho que significó para mí mi querido Toby… No me sentía preparada para tener otro , aun no sé si lo estoy, pero sé que este “sinvergüenza” ha llegado a mí por algo y ahora mismo estoy inmersa en una “cruenta lucha” entre mi cabeza que me dice que no, y mi corazón que no para de insistirme en que sí… Ya te contaré que a esto no es a lo que iba…

La cosa es que mi encuentro con este “renacuajo” ha despertado en mi mi lado mas “ñoño” e infantil… me ha dado por los abracitos y la ternura y  por eso me ha dado hoy por hablar de esos “objetos de deseo” imprescindibles en nuestra infancia… Los Teddy, o hablando más comunmente, los osos de peluche….

Cierto es que el último de los Teddy (osos) que hemos conocido, no es muy dulce ni tierno que digamos… habla, es grosero y maleducado… Si si , hablo del protagonista de la peli… pero dejando eso a un lado, hay que reconocer que el oso de peluche es uno de los juguetes mas populares entre los niños y no tan niños…. incluso los tenemos vestidos de todas las profesiones posibles, de equipos de futbol… unos cantan, otros se ríen…. sean como sean siguen despertando las delicias por donde quiera que van…. desde que llegaron a los hogares allá por el año 1902…

Los orígenes de los osos de peluche o teddys es una historia muy curiosa… En 1902 un número del diario Washintong Star publicó una viñeta dibujada por un tal Clifford Berryman… en él, aparecía el Presidente Theodore Roosevelt residente con un fusil y dandole la espalda a un oso… para negarse a dispararle en una cacería organizada…. ( esto hace que recuerde cierta escena con ….. )  La escena hacía referencia a un viaje del Presidente a Mississippi con la intención de mediar entre esta región y Lousiana….

Este dibujo, que circuló por todas partes, inspiró a un inmigrante ruso llamado Morris Michton que se ganaba la vida como vendedor de juguetes… Su mente comenzó a maquinar y consiguió que su mujer llevase a la felpa, lo que él habia dibujado en un papel y con dos botones a modo de ojos…  Al dia siguiente lo colocó en el escaparate junto al dibujo y aunque su intencion era solo atraer a la gente enseguida entraronn un montón de compradores que se interesaron por el oso. … Entonces comenzó a cofeccionarlos por encargo, tanto que casi siempre estaba, hablando vulgarmente.. con el “culillo a dos manos”, por la cantidad de pedidos.  Y no paraban de pedirlos, tanto que tuvo que crear una compañía, la “Ideal Toy”…

Mientras tanto… a unos kilometros de allí. osea en Alemania, una fabricante de jueguetes, Margaret Steiff empezó a producir osos de felpa, así que según ella fue su creadora , aunque lo cierto es que sus osos “llegaron” despues del de Michton curiosamente la fuente de inspiración, fue la misma…

En esa época era la dueña de una fábrica muy próspera en Leipzig, pero su vida no fue facil. Pasó su vida en una silla de ruedas debido a que padeció poliomelitis… en 1880 empezó a coser animales de fieltro para ganarse la vida y poco a poco fue creando un nombre. En 1903 un visitante de su fábrica,  norteamericano , le enseñó el dibujo de Berryman y le sugirió que creara un oso de felpa. Algunos afirman que en realidad fue su sobrino, que regresó de EEUU , el que le dió la idea.

Un año despues , fue el artículo estrella de la feria alemana… y la fábrica de Margaret se inundó de pedidos… No es que Margaret se copiara de Morris, ella no sabía que el oso se vendia ya en EEUU.

Ha pasado mas de un siglo y los osos de peluche siguen estando en nuestras vidas… da igual la edad que tengas… siempre nos enternecerá tener uno en nuestras manos… ¿me vas a decir que no?

La verdad es que los osos de peluche no son publicitados demasiado pero en mayor o en menor medida siguen siendo las estrellas de las jugueterías , casi en cualquier parte del Mundo.  Incluso hay piezas de coleccionista que se han llegado a convertir en articulos de lujo.

El primer Museo del Osito de peluche se creó en Petersfield, Hampshire, Inglaterra, en 1984 y ahora parece ser que hay unos cuantos alrededor del Mundo.

Mi médico me dijo una vez que los quitara del medio porque es una “fuente” de ácaros,  a los que yo soy alérgica pero a mí siempre me han gustado y ahí se quedan… son un bonito recuerdo de mi infancia y no tan infancia…

El oso de peluche se han usado en todos los ámbitos de la vida y suele ser el simbolo del amor, la amistad y la inocencia.

Por desgracia estos tiernos animalitos tambien se han utilizado para traficar con drogas o con armas pero esa, es otra historia….

https://www.facebook.com/pages/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel/298212513538099

http://www.elomniblog.com/

Vamos a jugar. Las canicas

Recuerdo esas pequeñas esferas de colores con las que pasabamos las tardes y volvíamos locas a nuestras madres y abuelas, porque las dejabamos tiradas por ahi, con el riesgo de que alguien se pegara una buena leche…..

La cosa es que cualquiera de los juegos actuales y aquellos a los que jugabamos siendo niños, ya estaban inventados, mucho antes de lo que pensamos. De hecho, el pintor flamenco Pieter Brueghel, en su obra “Juegos Infantiles” representa a unos niños haciendo girar aros, modelando figuras de barro, jugando con canicas….. y realizando infinidad de actividades …

Dicen que a las canicas se han jugado , desde que el hombre es hombre y  descubrió que una pequeña piedra redonda podia rodar, de hecho en la Edad de Piedra se han encontrado pequeñas pelotas de barro y guijarros seleccionados

La historia es que el juego de las canicas tiene su aquel… sobretodo porque no siempre fue un juego… Mientras los pequeños jugaban a las canicas , los adultos de Oriente Próximo las utilizaban para la adivinación, cuando los adultos fueron abandonando paulatinamente este método… los niños supieron sacarle partido… Claro que en ese entonces… en el 3000 a.C no utilizaban esas bolitas de cristal que tanto llamaban nuestra atención, sino huesecillos de animales….

Los arqueologos han encontrado en Naganda, tambien pequeñas piedras semipreciosas y casi redondas enterradas con los restos de los niños egipcios.

En la isla de Creta, los niños jugaban con canicas pulimentadas de jaspe y ágata, alrededor del año 1435 a de C, en unos tiempos en los que el material del que estaba hecha la canica reflejaba las posibilidades económicas y tecnológicas de la civilización a la que pertenecía el niño…Para los minoicos, que eran un pueblo pre-helénica de la Edad del Cobre y del Bronce,  cultos y avanzados, las canicas en piedras semi-preciosas eran algo casi normal…

En las Islas Británicas, por ejemplo, incluso entre las clases pudientes las canicas eran de arcilla …

Otros pueblos, más primitivos , solo podían utilizar , avellanas, castañas, incluso huesos de aceitunas… pero por pobres que pudieran parecer, el juego de las canicas se desarrolló rápidamente entre todas las culturas y fue mejorando de manera notable…

las canicas se convirtieron en el juego más popular entre los niños romanos ,  Cesar Augusto, incluso se entretenía con los más pequeños en plena calle, jugando con sus rudimentarias canicas… quien lo iba a decir… todo un Emperador , por los suelos… ( en el mejor sentido)

Fue en la Antigua Roma donde se empezaron a fabricar las canicas de vidrio a partir de sílice y cenizas… Aunque el uso generalizado de “boliches” de cristal llegó muchos siglos despues… en el XX, casi nada….

Por mucho que han buscado los historiadores por esos mundos… no han dado con nada en el que se refleje las reglas de este juego tan popular… Parece ser , que lo más importante es tener puntería y ganas de pasarlo bien…. además de no tener complejos de “restregarse” por los suelos….

Actualmente se celebran campeonatos mundiales concretamente en Australia y Gran Bretaña y a menudo se llegan a vender en conjuntos del mismo tipo, o variadas en diseño y tamaño.

Las canicas se han utilizado tambien para adornar, como parte de artesanías, incluso algunos las utilizan en el fondo de peceras para darle un aire más actual…

En algunos paises se utilizan tambien las canicas en la jerga popular… suelen decir : “se le botó la canica”, o “se le botó la cuica” para significar que una persona ha hecho algo irracional… O sea que esa típica expresión de “se le fue la bola”…. viene de aqui….. creo yo

En Frankfurt, Alemania ,hay un Museo de Canicas

La verdad es que son mucho mas que un juego… al menos eso es lo que creo yo….estimulan la creatividad, la participación de un equipo… incluso me atrevería a decir, que enseñan a los niños alguno de los princios básicos de la física… pero no me hagas caso que yo soy de Letras… de las antiguas Letras…..  🙂

Pienso , que nadie lo tome a mal, que hoy en dia hay demasiado ordenador… videojuegos, televisión… y consolas  de nosequé y que se está perdiendo la verdadera escencia del juego… esos a los que jugabamos siendo niños, que fomentaba la imaginación y nos convertía en héroes de nuestro propio destino… Hoy en día hay mucha maquinita que nos dice como debemos divertirnos….

https://www.facebook.com/pages/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel/298212513538099

http://www.elomniblog.com/

Anteriores Entradas antiguas