El amigo de los animales….


Felix Rodriguez de la Fuente…. Creo que no hay nadie de mi generacion que no lo recuerde… Y de las posteriores tambien porque nos dejo el hermoso legado del amor por la naturaleza y por los animales….

 

Si no recuerdo mal, era un domingo, cuando Felix Rodriguez de la Fuente, murió haciendo lo que mas le gustaba, proteger al mundo animal… Estaba en Alaska y se disponía a grabar la carrera de trineos mas importante del Mundo

Tanto examen y tanto estudio me despitó… pero el pasado 14 de Marzo se cumplieron 34 años del dia en el que el Mundo perdió a un pionero en la defensa de la Naturaleza … 34 años del dia en el que los animales se quedaron huérfanos.

Todos los que veíamos sus programas veiamos en Felix un gran amigo… era el que nos enseñaba como vivian los animales y nos enseñaba a protegerlos

Fue naturalista y divulgador ambientalista, pionero en España en la defensa de la naturaleza. Realizador de documentales para radio y televisión, el más destacado sobre otros ,  El Hombre y la Tierra

Se Licenció en medicina por la Universidad de Valladolid y fue  autodidacta en biología.. de gran carisma y capaz de crear una  influencia que se ha mantenido a traves del tiempo.

Su saber abarcó campos como la cetrería,  y la etología, destacando en el estudio y convivencia con lobos

felix 3Ejerció como expedicionario, guía de safaris fotográficos en África, conferenciante y escritor, además de contribuir en gran medida a la concienciación ecológica de España en una época en la que el país todavía no contaba con un movimiento de defensa de la naturaleza.

Su repercusión no fue sólo a nivel nacional sino también internacional y se calcula que sus series de televisión, emitidas en numerosos países continuan vigentes hoy en día, han sido vistas por varios cientos de millones de personas.

Despues de varios trabajos para el Gobierno y colaboraciones en programas de radio y televisión y articulos de opinion, Felix Rodriguez de la Fuente, grabó sus primeros documentales, que se mantuvieron hasta su muerte el 14 de Marzo de 1980

El Hombre y la Tierra, se dividía en tres partes: las series ibérica, suramericana y norteamericana.

La serie ibérica constó de tres partes y de una cuarta que no pudo acabar.

La serie suramericana se filmó en 1973 en Venezuela, en Los Llanos, el Orinoco y en el Amazonas.

Por última, de la serie norteamericana sólo se pudo filmar la parte canadiense y dos capítulos en Alaska.

El rodaje de la serie, que abarcó 124 capítulos, la mayoría rodados en España, supuso todo un reto, ya que se rodó en 35 milímetros, por lo que se tenían que transportar los pesados equipos de grabacion de aquellos tiempos. La sintonía es inconfundible… la misma sintonía con la que lloró al escucharla por primera vez porque transmitia, nota a nota, la fuerza que el queria mostrar

La serie se convirtió en un referente mundial y filmó algunos animales por primera vez, como el desmán de los Pirineos.

Se consiguieron imágenes impactantes que dieron la vuelta al mundo, entre las que destaca la caza de diversos animales por parte de las manadas de lobos de las que Félix era el jefe o, quizá la más espectacular y recordada, la caza de un muflón por un águila real.

La serie se emitió en numerosos países con gran éxito de audiencia y cosechó premios tanto en España (Ondas, Antena de Oro) como en el extranjero (Festival de Televisión de Montecarlo). Sus ventas se realizaban más allá del telón de acero. Especialmente valorable es que la serie se hacía sin guion y Félix improvisaba el desarrollo de cada capítulo.

Adoraba a los lobos y en muchas ocasiones dijo que ojalá puediera reencarnarse en uno de ellos…. Cuentan , que el dia de su entierro… un lobo se acercó a despedirle

El dia en el que murió en aquel accidente , al subir al helicoptero, dijo ….  Que lugar tan hermoso para morirfelix-rodriguez-de-la-fuente

 

 

Iker Jimenez escribía esto sobre él… Creo que e sun fiel reflejo lo que supuso su vida , su trabajo y su muerte para al menos dos generaciones.

 

Félix Rodríguez de la Fuente no necesita ninguna presentación. No la necesitan los iconos, los símbolos, los que han trascendido al corto espacio de lo humano. Su obra, su voz, su fuerza y su entusiasmo, siguen contagiando del mismo modo. Siguen irradiando desde algún lugar. Siguen impulsando a muchos desde lo hondo de un recuerdo imborrable anidado al alma. Su chaqueta de bolsillos, el cuello vuelto, su peinado, su sonrisa, su forma de dirigirse a la cámara. Todo en él era único e inimitable. Él era un big bang en expansión cuando se dirigía a nosotros con emoción. Entonces entre emisor y receptor acontecía algo inexplicable. Algo en lo que yo creo. Algo que no es medible ni científico: Magia. Él, chamán paleolítico reencarnado para hacernos llegar las historias del mundo a través de su mirada. Nosotros, los niños de la cueva umbría y profunda, fascinados imaginando universos. Él, buhonero del infinito, siempre portando una carga de ilusiones, de sueños, de anhelos. Nosotros, niños de toda España, que esperábamos la cita semanal como antaño nuestros antepasados esperaban en las aldeas castellanas la llegada del hombre que con canto hipnótico nos contaba cómo era la realidad en reinos lejanos que nunca íbamos a pisar. Y la realidad, a través de su voz, era mejor y más bella. En eso consistía su magia. La magia de un lenguaje que transformaba neuronas y genes. La voz que nos cambiaba por dentro con mensajes certeros y que, como un código antiguo, nadie más conocía. Mensajes de emoción, Felix Rodriguez de la Fuenteb 2de respeto, de comunión con el misterio de la naturaleza y de la vida.

 

¿Dónde quedan ahora todas las sombrías aves de rapiña humana que tuvo que soportar? ¿Dónde las turbas de envidiosos que nunca pudieron asimilar el éxito de un hombre que creía en sus sueños? ¿Dónde los mediocres parásitos que no admiten lo sublime y lo genial?

Todos ellos se han quedado pequeños, insignificantes. Diluidos en la nada. En su nada aborregante de pensamiento vil y de corto recorrido. Pensamiento que no imanta ni se posa en nadie. Pensamiento baldío que no germina en otros porque está yermo y no tiene alma. Y si algo le sobraba a Félix Rodríguez de la Fuente era alma. Alma que ya es inmortal como los cielos de las sierras, infinita como el vuelo del Águila Imperial y el Halcón Peregrino. Libre allá donde solo llegan las criaturas mágicas con cosmovisión a otro nivel. Mal que les pese a algunos, y por fortuna de tantos, Félix y su legado ya no pueden ser arrancados del corazón y la mente de millones de niños que seguimos siéndolo, en parte, gracias a lo que él nos enseñó.

 

 

Es solo una muestra… Aunque siguen siendo pocas las palabras para describir a un genio que adoraba a los animales.

Necesitamos a otros como él…. La Naturaleza los animales, necesitan a otro como él

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: