Experimento de Milgram


Muchas veces he hablado sin cansarme de esa maldad humana que destruye el Planeta, que extingue animales y mata personas… Ese destrucción1tipo de maldad que termina con la destrucción de uno mismo, esa maldad que lleva a hacer cosas inconfesables… ese tipo de maldad que debería erradicarse de la faz de la Tierra.

Se ha debatido muchas veces qué tipo de experiencias llevan al Hombre a ser malo de verdad, qué causas llevan a una persona a maltratar, a matar, a destruir, sin sentir ningun tipo de remordimiento, sin ninguna clase de sentimientos.  El debate de si la maldad nace o se hace… es continuo…. Nadie lo sabe realmente….¿o si?

En Julio de 1961, el psicólogo Stanley Milgran de la Universidad de Yale en Estados Unidos, a fin de determinar  , cuales son las causas de la maldad humana y con el objetivo de saber si todo ser humano esta dispuesto a cometer actos de verdadera maldad o si por el contrario, los principios en los que un sujeto a sido educado, son capaces de frenar esos impulsos, y que nivel de empatía es capaz de demostrar un humano ante el dolor ajeno

La idea de este experimento, surgio  después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la Humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Milgram quería responder a una serie de preguntas :

¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto sólo estuvieran siguiendo órdenes?maldad

¿Podríamos llamarlos a todos cómplices?

Milgram resumió el experimento en su articulo “Los peligros de la obediencia” que escribió en 1974 :

Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.

Para el experimento buscó voluntarios para participar en un ensayo relativo al “estudio de la memoria y el aprendizaje” en Yale, por lo que se les pagaba cuatro dólares ,) actualmente serían unos 30) dietas aparte.

Milgran 2A los voluntarios que se presentaron les ocultaron que en realidad iban a participar en un investigación sobre la obediencia a la autoridad. Los participantes eran personas de entre 20 y 50 años de edad de todo tipo de educación: desde los que acababan de salir de la escuela primaria a participantes con doctorados.

En realidad buscaban determinar, si ciudadanos de a pie , eran capaces de llevar a cabo actos de brutalidad y crueldad ilimitados, contra desconocidos.

Para ello contaban con una máquina con una serie de interruptores que activaban choques eléctricos en forma gradual desde 15 a más de 165 voltios desde un extremo de la habitación hacia la habitación de lado, en la que un desconocido los recibiría en su cuerpo tras contestar equívocamente una serie de preguntas, sin que el que infringía el castigo pudiera verlo pero sí escucharlo. Antes de comenzar el experimento,  se les pagaba  y se les aclaraba que en cualquier momento en que quisiesen abandonar o terminar el experimento, podrían hacerlo sin problemas.

La persona que debía recibir las descargas , era en realidad un actor contratado y evidentemente no recibía descarga alguna.

La prueba comenzaba dando tanto al “maestro” como al “alumno” una descarga real de 45 voltios con el fin de que el “maestro” comprobase el dolor del castigo y la sensación desagradable que recibirá su “alumno”.

Despues Milgran el , sentado en el mismo módulo del “maestro”, entregaba una lista de preguntas que debían hacer al sujeto de la descarga. Si la respuesta era errónea, el “alumno” recibiría del “maestro” una primera descarga de 15 voltios que iria aumentando en intensidad hasta los 30 niveles de descarga que existían… 450 voltios. Si es correcta, se pasará a la pregunta siguiente.MIlgran3

El “maestro” no sabe que las descargas son solo una simulación de un actor. A medida que el nivel de descarga aumenta, el “alumno” golpeaba el cristal  que lo separaba del “maestro” y aullaba  de dolor, pidiendo el fin del experimento, y finalmente, al alcanzar los 270 voltios, daria gritos agónicos. Lo que el participante escucha es en realidad un grabación de gemidos y gritos de dolor. Si el nivel de supuesto dolor alcanzaba los 300 voltios, el “alumno” dejaba de responder a las preguntas y alertaban al “maestro” de que el “alumno” podría entrar en coma

Por lo general, cuando los “maestros” alcanzaban los 75 voltios, se ponían nerviosos ante las quejas de dolor de sus “alumnos” y deseaban parar el experimento, pero la férrea autoridad del investigador les hacía continuar. Al llegar a los 135 voltios, muchos de los “maestros” se detenían y se preguntaban el propósito del experimento. Algunos aseguraban que ellos no se hacían responsables de las posibles consecuencias. A fin de continuar con el experimento, Milgran decía a los participantes frases como : “Debe usted continuar” “Es vital que continue” “No tiene ninguna otra opción”

En el experimento original, 20 de 40 participantes aplicaron la descarga de 450 voltios, aunque muchos se sentían incómodos al hacerlo. Todos los “maestros” pararon en cierto punto y cuestionaron el experimento, algunos incluso dijeron que devolverían el dinero que les habían pagado, pero ninguno se negó rotundamente a aplicar más descargas antes de alcanzar los 300 voltios.

En un estudio posterior determinó que los “maestros” de una clase social mas cercana al del  “alumno” paraban el experimento antes. Pero en definitiva  Milgram pudo comprobar que bastaba con asegurarles que él se hacia responsable de lo que pasara para que siguieran dando descargas eléctricas a pesar de sus reticencias iniciales hasta el punto de que un gran porcentaje de los participantes maldad3acabó propinando descargas lo suficientemente elevadas que le hubieran causado la muerte de ser real.

Seis años después del experimento (durante la Guerra de Vietnam) uno de los participantes en el experimento envió una carta a Milgram explicándole por qué estaba agradecido de haber participado a pesar del estrés:

Fui un participante en 1964, y aunque creía que estaba lastimando a otra persona, no sabía en absoluto por qué lo estaba haciendo. Pocas personas se percatan cuándo actúan de acuerdo con sus propias creencias y cuándo están sometidos a la autoridad. […] Permitir sentirme con el entendimiento de que me sujetaba a las demandas de la autoridad para hacer algo muy malo me habría asustado de mi mismo […] Estoy completamente preparado para ir a la cárcel si no me es concedida la demanda de objetor de conciencia. De hecho, es la única vía que podría tomar para ser coherente con lo que creo. Mi única esperanza es que los miembros del jurado actúen igualmente de acuerdo con su conciencia […]

El experimento Milgram obtuvo muchas críticas, pero otros los siguieron… El proyecto del profesor Phillips Zimbardo, en 1971.. que se acercó peligrosamente al lado mas oscuro de la Naturaleza Humana….

https://www.facebook.com/pages/El-rinc%C3%B3n-de-Mayriel/298212513538099

 

http://www.elomniblog.com/

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Adela
    Ago 21, 2013 @ 11:12:37

    La verdad es que yo creo que la maldad es una energia negativa ,y depende de cada persona el dejarse llevar por esa energia negativa .que es mas facil de seguir porque es muchas veces mas comodo ya que el tener que afrontarla y decir no implica tener que asumir el riesgo de ir contra el sistema .Y ya se sabe que eso trae consecuencias como la perdida del trabajo, la salud,y la vida. Pero nunca sabemos como se puede reaccionar en casos extremos. Lo que no entiendo es hacer daño por gusto eso implica no tener sentimientos ni empatia y para mi son psicopatas,y lo mas peligroso es hacerles caso y darles poder.Estas personas son las que disfrutan haciendo daño las que causan las guerras y los que les dan poder hacen daño y algunos nacen asi otros han sido objeto de una infancia llena de abusos.El problema es lo que hacen ,en el experimento el que lo ideo pues para mi tenia una mente poco empatica y es que todo los experimentos que creen dolor aunque sea fictio pues no son positivos es mi opinion.Por desgracia cada dia prolifera mas la energia negativa pero confio que se extinga pronto y gane la energia positiva

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: