Supersticiones…. Abrir un paragüas en casa


 El otoño ha llegado… creo que está claro… y no solo por el cambio de hora, ni por que a las siete ya es de noche y da morriña salir a la calle… Es que empieza a llover… y aunque aqui, en las islas la lluvia sea un bien escaso … cuando cae un aguacero, cae con ganas… y vas al trabajo o a clase y llegas con el paragüas escurriendo y cuidadito si pretendes que se seque antes de volver a salir… como pretendas abrir el paragüas bajo techo hay un monton de miradas “asesinas” que te lo impiden … y como todas las supersticiones hay seguidores y retractores… y tu solo piensas…”pero si yo lo único que quiero es que se me seque el paragüas… pero hay otras mentes pensantes que no lo creen así. Recuerdo como cuando iba al colegio… en el patio… habia una hilera de paragüas … en fin… a todas estas … yo soy de las que no llevan paragüas… llevo chubasquero, pero no llevo paragüas… no es porque la superstición haya hecho mella en mi, sino por otra razon más mundana… con mi 1,52 de estatura, tengo la sensación de que con un paragüas parezco un champiñón… por eso no lo llevo…. la otra razón es que en caso de viento, me siento incapaz de manejar tremendo utensilio y la verdad, no se me apatece salir volando , a lo Mary Poppins…

Las supersticiones referentes a la mala suerte que puede aportar un paragüas comenzaron, como no, con los egipcios. Ellos atribuyeron a sus parasoles de papiro y plumas de pavo real un significado religioso.  Los egipcios creían que el toldo del cielo estaba formado por el cuerpo de la diosa celestial Nut. Decían que tocaba la tierra solo con la punta de sus pies y sus manos cubrriendo con su torso el planeta… como si fuera una sombrilla inmensa…Los parasoles, obra de los hombres, se cosideraban representaciones terrenales de la diosa Nut y tan solo era apropiados para ser sostenidos sobre las cabezas de la nobleza.

La sobra proyectada por un de estos parasoles era sagrada y su un plebeyo la pisaba , aunque fuera de manera accidental, se consideraba un sacrilegio portadoer de la mala suerte .

Segun los expertos la creencia supersticiosa de que abrir un paragüas bajo techo trae mala suerte tiene un origen mas reciente y práctico.

En Londres, en el siglo XVIII , cuando los paragüas impermeables y con varillas metálicas empezarona convertirse en una imagen habitual en los días lluviosos. Tenian un mecanismo muy rudimentario con un resorte y que se convertían en un auténtico peligro cuando se abrían derepente en el interior de una casa… y aunque fuera un accidente sin importancia podía provocar palabras desagradables o una gran discusión que no debaja de ser una manifestación de mala suerte entre amigos o en la familia… así que la supersticón surgió como medida disuasoria

Hoy en dia, casi nadie considera de mala suerte abrir un paragüas bajo techado. pero sigue representando un peligro… pero hay otra superstición… A que si sales de casa con el paragüas se pasa el día sin llover, pero si no lo llevas, te cae una agucero encima?… no me digas que no, que siempre pasa lo mismo…

…como siempre las creencias supersticiosas, nos guste o no… se “inflitran” en nuestras conversaciones y actos cotidianos…..

alguna más?…

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Adela
    Nov 11, 2011 @ 18:40:55

    Que curioso, pues yo habia oido en mi infancia ,que no era bueno abrir el paraguas pues, cuando hay tormenta atraia el metal los rayos.Al igual que decian que guardase los cubiertos de metal cuando habia tormenta.Yo prefiero el chubasquero pues es mas practico, eso si lo meto en una bolsa de plastico por si deja de llover no mojar las cosas.Hoy lei que iba a llover el fin de semana y ahora veo este post y pense que casualidad besos Adela.

    Responder

  2. Pepote
    Nov 11, 2011 @ 20:11:25

    Mi madre me “prohibe” dejar una gorra (o un sombrero) encima de una cama, Dice que da mala suerte. Y yo, como buen hijo, la obedezco…

    Responder

    • elrincondemayriel
      Nov 13, 2011 @ 22:32:30

      Mi madre lo del paragüas, lo tiene muy marcado y lo de romper un espejo… en breve hablaré de esa supersticion… que parece que a los habitantes del runconcito le estan cogiendo el gusto a las supersticiones…
      Si sabes de alguna dimelo por aqui y lo comentamos… eso del sombrero no lo haboa oido… trataré de enterarme del por qué…. a lo mejor esa tambien nos viene de los egipcios… como casi todas🙂
      Un saludo y gracias miles por estar ahi

      Responder

  3. Eros
    Nov 12, 2011 @ 02:53:14

    Llegué hace un rato a mi casa y la lluvia no dejaba de caer, estuve caminando bajo el líquido elemento como media hora. Lo que pasa es que yo no utilizo ni paragüas ni chubasquero y cuando los Dioses del mal tiempo deciden mojar la tierra que pisamos siempre me mojo. Pero sinceramente cuando voy de regreso a casa no me importa mojarme, me recuerda aquellos años de mi niñez, año II ante de Cristo, que me encantaba que la lluvia me mojara. Me gustaba chapotear en los charcos y cuanto más me mojaba más disfrutaba. Hoy en día no chapoteo en los charcos y no es por falta de ganas, es más bien por vergüenza. Me hice mayor. Y como decía Mayre, alguna vez que saque paragüas nunca llovió y un día que llovió me mojé más que nunca. Logré abrirlo lo cual me costó lo mío y cuando conseguí abrirlo el viento se alió con la lluvía, y yo luchaba con mi paragüas que debía ser mi aliado, pero no, el paragüas se resistía a dejarse dominar por mí. Intentaba que me cubriera la cabeza pero jamás lo conseguí. Los viandantes, todos con paragüas dóciles, se paraban para observar mi guerra pacífica con mi paragüas, me animaba con gritos como “venga que los vas a conseguir, no te rindas, es sólo un paragüas, hazle una pardelera”. Y yo con mis más de 1,52 metros y menos de 1,53 metros, intentaba dominar aquel artilugio que había cobrado vida y que cuanto más me animaba la gente más se engrandecía en jodido paragüas. En algún momento creo que llegue a oir al paragüas reirse de mí. No era pa’menos. De repente los Dioses del buen tiempo decidieron darme un respiro y dejó de llover. Rápidamente cerré el maldito paragüas, levanté la mano con suma rapidez, paré un taxi y me fuí a casa. Aquel paragüas jamás volvió a ver la calle ni a disfrutar de la lluvia. Aquel paragüas dejó de existir porque nunca lo hizo.
    Adela despues de aquella mi experiencia creo que lo que oistes en tu infancia es cierto. No es bueno abrir el paragüas y no tanto por los rayos, sino más bien porque los paragüas adquieren vida propia cuando la lluvia se alía con el viento.

    “Nunca llueve a gusto de todos”

    Responder

    • elrincondemayriel
      Nov 13, 2011 @ 22:35:58

      jajaj si lo llego a cuadra, no me viene tambien… prometo que no sabia que iba a llover… debe de ser que con tanta superstción y amuleto me he vuelto algo bruja… bueno en realidad sé que va a llover porque me duele el hombro una barbaridad ;)… pues mira, olvidé contar lo de los paragúas que se rompen y esas luchas continuas…. o el paragüas o tu… me encanta como lo has contado… yo misma me he visto en la calle luchando…. nos has hecho pasar un buen rato
      De nuevo gracias por emplear tu tiempo dandole vidilla al rinconcito🙂

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: